TAN FUGAZ COMO SALVAJE

Grabado entre los meses de octubre y diciembre de 2019 en Reno estudios.

 

Producido y mezclado por Ramiro Nieto.

Masterizado por Angel Luján.

Asistente de grabación: Guillem Rodríguez.

Asistentes de estudio: Alexandre Palacios y Gonzalo Asprón.


Chema Moreno: voz, coros, bajo, guitarras acústicas, pedal steel.

Edu Martínez: piano, teclados y sintetizadores.

Pere Mallen: guitarras eléctricas.

Ramiro Nieto: baterías, percusiones, coros y sintetizador.

Sara Zozaya: coros.

Victor L. Pescador: guitarras eléctricas.


Diseño: Beris.

Fotografía: Claudia Herrán.

LETRAS

INTROSPECCIÓN

No te conozco de nada y al respirar inhalas el mismo aire que hace que vuelva a brotar la injusta vida por igual. Yo te recuerdo a un camino que debes seguir pero no soy yo el perdido, puedo arriesgar y sufrir y tú no puedes. Si alguna vez hicimos algo mal recuerda que habrá otras vidas, quien muere vuelve a respirar. Tengo la fe compuesta de agua y sal, quien quiera tener una guerra tendrá que querer antes paz. Si me dejaras espacio para vivir veré nacer el árbol que apenas tiene raíz y nunca muere.

BIENVENIDA AL FUTURO

Tras las ventanas de tu salón, nada está en calma mientras tú y yo nos esforzamos por entender que piensa el otro a la vez. Yo no soy adivino ni experto en hilar fino pero ya se que hay detrás de tu manera de mirar. Es razonable comprender que no es momento para ser campeón del mundo en tu ciudad, mero aspirante a pelear. Quinientos cigarrillos, estoy metido en líos. No soy tan débil para mirar. No eres tan fuerte para aguantar. Bienvenida al futuro donde no hay espacio para algunos de los que te han dejado atrás. Siento ser un fugitivo pero llevo años detenido buscando esta libertad. Pasan borrachos y a la vez estoy pensando mientras crees que duermo sin preocupación, no espero que grites acción. Y a la mañana siguiente, zumo y café caliente. Es imposible de tragar pero intentó disimular Bienvenida al futuro donde no hay espacio para algunos de los que te han dejado atrás. Siento ser un fugitivo pero llevo años detenido buscando esta libertad.

TIERRA

Me manché el traje de barro sin quererlo. Recorrí las calles que me verán mentir. Terminé los asuntos pendientes y ahora dependo de aquello que dije antes de salir. Alquilé mis discos de piedra y de lamento. Revendí mi alma a un precio inferior y aunque tenga remedio y no sea un gran misterio, ahora sólo soy un forastero. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa. Hay días que deciden nuestra historia más allá de nuestra vida y sus desplantes. Más allá de nuestras propias líneas rojas. Ya no tengo en cuenta inicios ni finales. Reescribí mis fallos con una condición. Siempre pensé que el camino era una parte pero es la única línea en el guión. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa. Crecí entre huesos y hogueras y allí perdí mi primer amor, luego sufrí cicatrices de la guerra y ahora sólo quiero ver. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa.

El FIN DE LA HUMANIDAD

No quiero más alarmas de un desastre nuclear ni ahogarme más en el abismo de unas aguas enfermas de sangre y mal, enfermas de tu bondad. Evitaré dar con mis huesos en un sitio vulgar. Repartiré cada milímetro de mi piel en pos de la moda actual. Será el fin de la humanidad. Cuando el cielo de tu boca responda por fin y mi sombra sacuda el polvo de mí. Tirará nuestro futuro por tierra y asfalto duro que un día yo construí. He terminado todas las tareas con decisión y calculando mal al menos ya llego al fin de esta situación. Podría haber sido peor. Las bailarinas en escena han comenzado a clamar apología de una guerra de mierda que a todos nos hundirá. Así que empieza a rezar. Cuando el cielo de tu boca responda por fin y mi sombra sacuda el polvo de mí. Tirará nuestro futuro por tierra y asfalto duro que un día yo construí.

LA CHICA DE PROVINCIA

La chica de provincia que emigró a esta gran ciudad ya se le ha quedado pequeña. Presume de tener los pies anclados pero en realidad vive imaginando que será de ella. Hace lo que puede por aquí para sobrevivir. Y aunque nadie le habló sobre Madrid, ella mueve sus miserias para no tener que mentir. Cuando vuelvas a encontrarme llevaré en mi mano tu equipaje. Cuando creas tu historia sin terminar. Supuse que en ningún momento habría llamado su atención. Yo no suelo ser de primer agrado. Empecé contando el lado oscuro y para terminar jugué a ser un ser un poco raro Hago lo que puedo por aquí para sobrevivir. Y aunque nadie me mintió sobre Madrid siempre tengo algún dilema para no seguir por aquí. Cuando vuelvas a encontrarme llevaré en mi mano tu equipaje. Cuando creas tu historia sin terminar. Hice lo que pude por aquí para poder repetir. Y aunque no siempre supe mentir todas las veces que me he dejado seducir.

COMO TINTA SIN PAPEL

Quieres que pida para tí también, supongo que no has cambiado. Siento ser honesto me había olvidado de tí. Los recuerdos son pequeños y ya me agota vivir. Imagino que ahora me ves más cambiado y aunque la vida perdona, no lo hacen los años. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí. Pusieron en tu boca su opinión liberal y te vistieron a la moda te dejaron marchitar. Intenté estar a la altura, mantenerme en pie, sacar mi orgullo a flote, mis errores también. Mis amigos me dejaron a cargo de mi vejez con la memoria casi en blanco, como tinta sin papel. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí. Mis amigos me dejaron a cargo de mi vejez con la memoria casi en blanco, como tinta sin papel. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí.

LO QUE MUEVE TUS INSTINTOS

No quiero ser otra vez lo que mueve tus instintos. Olvidé retenerlo en mi memoria y caí en el abismo. Me entregué por mi propia voluntad y en el plazo acordado rechacé tener de abogado a mi propio pasado. Recogí mis ideas de otros tiempos y sin rechistar y desperté en medio de esta gran pelea. Hoy van a salir muertos de aquí, abrirán sus bocas para decir: esta es la gran guerra donde tus ideas son la moneda de intercambio para saldar sus cuentas. Recogí mis ideas de otro tiempo y sin rechistar y desperté en medio de esta gran pelea. Escuché infinitos consejos de gente que daba igual y terminé por ser su marioneta. Hoy van a salir muertos de aquí, abrirán sus bocas para decir: esta es la gran guerra donde tus ideas son la moneda de intercambio para saldar sus cuentas.

QUÉDATE POR AQUÍ

Quédate por aquí, cerca de mi ciudad, tendré que acostumbrarme a lo de antes. Quédate por aquí, coge mi mano y sal, tan cerca como puedas quedarte. Deja tu cuerpo en la arena, quema tu propia carrera y reduce a cenizas mi arte. Los intentos ya no sirven para mucho más y eso es algo que sabes. Tocaremos el fondo y para respirar dejaremos que el agua nos arrastre. Quédate por aquí. Quédate por aquí, cerca de mi ciudad, tendré que acostumbrarme a lo de antes. Un pacto que no romperé con un esperado final y el límite que marca este instante. Lamentar lo que hicimos es lo normal, sacudimos a medias el aire. Bailaremos al son y la tempestad volverá a agitar nuestros planes. Quédate por aquí.

POR DENTRO

¿Quién hay allí arriba? ¿Quién mueve los hilos? Quien tiene el poder de decidir cuándo y cómo voy a vivir. Cantar me recuerda lo breve del tiempo. Dejar de mirar hacia un lado y parar todo por un momento. Si alguna vez fuiste valiente sin armas tuviste tu tiempo y ahora pides plegarias. Amar no te agota, el aire te quema, te hierve por dentro el hueso de tu venganza. Dejadme de ruidos, seguid mi recuerdo, soltad las amarras de mi barco y rezad porque llegue a buen puerto. La historia es tan triste que asusta contarla. Borremos el verso que ahoga y al final viviremos la trama. Si alguna vez fuiste valiente sin armas, tuviste tu tiempo y ahora pides plegarias. Amar no te agota, el aire te quema te hierve por dentro el hueso de tu venganza.

LETRAS

INTROSPECCIÓN

No te conozco de nada y al respirar inhalas el mismo aire que hace que vuelva a brotar la injusta vida por igual. Yo te recuerdo a un camino que debes seguir pero no soy yo el perdido, puedo arriesgar y sufrir y tú no puedes. Si alguna vez hicimos algo mal recuerda que habrá otras vidas, quien muere vuelve a respirar. Tengo la fe compuesta de agua y sal, quien quiera tener una guerra tendrá que querer antes paz. Si me dejaras espacio para vivir veré nacer el árbol que apenas tiene raíz y nunca muere.

BIENVENIDA AL FUTURO

Tras las ventanas de tu salón, nada está en calma mientras tú y yo nos esforzamos por entender que piensa el otro a la vez. Yo no soy adivino ni experto en hilar fino pero ya se que hay detrás de tu manera de mirar. Es razonable comprender que no es momento para ser campeón del mundo en tu ciudad, mero aspirante a pelear. Quinientos cigarrillos, estoy metido en líos. No soy tan débil para mirar. No eres tan fuerte para aguantar. Bienvenida al futuro donde no hay espacio para algunos de los que te han dejado atrás. Siento ser un fugitivo pero llevo años detenido buscando esta libertad. Pasan borrachos y a la vez estoy pensando mientras crees que duermo sin preocupación, no espero que grites acción. Y a la mañana siguiente, zumo y café caliente. Es imposible de tragar pero intentó disimular Bienvenida al futuro donde no hay espacio para algunos de los que te han dejado atrás. Siento ser un fugitivo pero llevo años detenido buscando esta libertad.

TIERRA

Me manché el traje de barro sin quererlo. Recorrí las calles que me verán mentir. Terminé los asuntos pendientes y ahora dependo de aquello que dije antes de salir. Alquilé mis discos de piedra y de lamento. Revendí mi alma a un precio inferior y aunque tenga remedio y no sea un gran misterio, ahora sólo soy un forastero. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa. Hay días que deciden nuestra historia más allá de nuestra vida y sus desplantes. Más allá de nuestras propias líneas rojas. Ya no tengo en cuenta inicios ni finales. Reescribí mis fallos con una condición. Siempre pensé que el camino era una parte pero es la única línea en el guión. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa. Crecí entre huesos y hogueras y allí perdí mi primer amor, luego sufrí cicatrices de la guerra y ahora sólo quiero ver. Canté trabajando la tierra. Temí a la ira de dios. Yo soñé visitar otros planetas pero nunca olvidarme de mi casa.

El FIN DE LA HUMANIDAD

No quiero más alarmas de un desastre nuclear ni ahogarme más en el abismo de unas aguas enfermas de sangre y mal, enfermas de tu bondad. Evitaré dar con mis huesos en un sitio vulgar. Repartiré cada milímetro de mi piel en pos de la moda actual. Será el fin de la humanidad. Cuando el cielo de tu boca responda por fin y mi sombra sacuda el polvo de mí. Tirará nuestro futuro por tierra y asfalto duro que un día yo construí. He terminado todas las tareas con decisión y calculando mal al menos ya llego al fin de esta situación. Podría haber sido peor. Las bailarinas en escena han comenzado a clamar apología de una guerra de mierda que a todos nos hundirá. Así que empieza a rezar. Cuando el cielo de tu boca responda por fin y mi sombra sacuda el polvo de mí. Tirará nuestro futuro por tierra y asfalto duro que un día yo construí.

LA CHICA DE PROVINCIA

La chica de provincia que emigró a esta gran ciudad ya se le ha quedado pequeña. Presume de tener los pies anclados pero en realidad vive imaginando que será de ella. Hace lo que puede por aquí para sobrevivir. Y aunque nadie le habló sobre Madrid, ella mueve sus miserias para no tener que mentir. Cuando vuelvas a encontrarme llevaré en mi mano tu equipaje. Cuando creas tu historia sin terminar. Supuse que en ningún momento habría llamado su atención. Yo no suelo ser de primer agrado. Empecé contando el lado oscuro y para terminar jugué a ser un ser un poco raro Hago lo que puedo por aquí para sobrevivir. Y aunque nadie me mintió sobre Madrid siempre tengo algún dilema para no seguir por aquí. Cuando vuelvas a encontrarme llevaré en mi mano tu equipaje. Cuando creas tu historia sin terminar. Hice lo que pude por aquí para poder repetir. Y aunque no siempre supe mentir todas las veces que me he dejado seducir.

COMO TINTA SIN PAPEL

Quieres que pida para tí también, supongo que no has cambiado. Siento ser honesto me había olvidado de tí. Los recuerdos son pequeños y ya me agota vivir. Imagino que ahora me ves más cambiado y aunque la vida perdona, no lo hacen los años. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí. Pusieron en tu boca su opinión liberal y te vistieron a la moda te dejaron marchitar. Intenté estar a la altura, mantenerme en pie, sacar mi orgullo a flote, mis errores también. Mis amigos me dejaron a cargo de mi vejez con la memoria casi en blanco, como tinta sin papel. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí. Mis amigos me dejaron a cargo de mi vejez con la memoria casi en blanco, como tinta sin papel. Me dejé mis argumentos en el suelo, repetí una y otra vez que no debías ir pero siempre acabamos siendo viejos y no hay argumento que valga ahí.

LO QUE MUEVE TUS INSTINTOS

No quiero ser otra vez lo que mueve tus instintos. Olvidé retenerlo en mi memoria y caí en el abismo. Me entregué por mi propia voluntad y en el plazo acordado rechacé tener de abogado a mi propio pasado. Recogí mis ideas de otros tiempos y sin rechistar y desperté en medio de esta gran pelea. Hoy van a salir muertos de aquí, abrirán sus bocas para decir: esta es la gran guerra donde tus ideas son la moneda de intercambio para saldar sus cuentas. Recogí mis ideas de otro tiempo y sin rechistar y desperté en medio de esta gran pelea. Escuché infinitos consejos de gente que daba igual y terminé por ser su marioneta. Hoy van a salir muertos de aquí, abrirán sus bocas para decir: esta es la gran guerra donde tus ideas son la moneda de intercambio para saldar sus cuentas.

QUÉDATE POR AQUÍ

Quédate por aquí, cerca de mi ciudad, tendré que acostumbrarme a lo de antes. Quédate por aquí, coge mi mano y sal, tan cerca como puedas quedarte. Deja tu cuerpo en la arena, quema tu propia carrera y reduce a cenizas mi arte. Los intentos ya no sirven para mucho más y eso es algo que sabes. Tocaremos el fondo y para respirar dejaremos que el agua nos arrastre. Quédate por aquí. Quédate por aquí, cerca de mi ciudad, tendré que acostumbrarme a lo de antes. Un pacto que no romperé con un esperado final y el límite que marca este instante. Lamentar lo que hicimos es lo normal, sacudimos a medias el aire. Bailaremos al son y la tempestad volverá a agitar nuestros planes. Quédate por aquí.

POR DENTRO

¿Quién hay allí arriba? ¿Quién mueve los hilos? Quien tiene el poder de decidir cuándo y cómo voy a vivir. Cantar me recuerda lo breve del tiempo. Dejar de mirar hacia un lado y parar todo por un momento. Si alguna vez fuiste valiente sin armas tuviste tu tiempo y ahora pides plegarias. Amar no te agota, el aire te quema, te hierve por dentro el hueso de tu venganza. Dejadme de ruidos, seguid mi recuerdo, soltad las amarras de mi barco y rezad porque llegue a buen puerto. La historia es tan triste que asusta contarla. Borremos el verso que ahoga y al final viviremos la trama. Si alguna vez fuiste valiente sin armas, tuviste tu tiempo y ahora pides plegarias. Amar no te agota, el aire te quema te hierve por dentro el hueso de tu venganza.